Observatorio Económico y Financiero al 28 de mayo de 2018

Visión de Principal del 21 al 28 de mayo de 2018

Durante la semana, la atención se centró en la volatilidad que mostró el dólar a nivel global, con fuertes alzas a principio de semana y bajando impetuosamente hacia finales; uno de los principales causantes de esta volatilidad fue el anuncio por parte del presidente Trump del retiro del acuerdo nuclear con Irán y la manifestación de implementar mayores sanciones, provocando la subida del petróleo por sobre los 70 USD por barril.

En Estados Unidos los indicadores económicos siguen dando cuenta de un buen momento.

En EEUU, las ventas minoristas de abril mostraron un aumento de 4,7% anual. Asimismo la producción industrial aumentó un 3,5% anual en el mismo mes. Un buen resumen del estado de los indicadores mensuales es el indicador “líder”, el cual sigue subiendo y alcanzó 109,4 puntos en abril, un 0,4% mayor que en marzo y sobre 100 puntos, lo que indica estabilidad.

En la Eurozona el crecimiento se mantiene sobre el potencial.

En la zona Euro el segundo reporte del crecimiento del PIB en el primer trimestre se mantuvo en un 2,5% anual, algo por debajo del 2,8% previo, pero siempre en un nivel superior al crecimiento potencial estimado para la zona. Mientras tanto la inflación bajó tanto en su versión completa (desde 1,3% a 1,2% en abril) como la subyacente, desde 1% a 0,7% de acuerdo a los datos definitivos, los cuales fueron en todo caso iguales a los de la publicación preliminar.

En Japón los datos económicos sustentan la demanda agregada.

En Japón se reportó el crecimiento del PIB durante el primer trimestre en Japón, con una aceleración en la tasa anual desde 0,6% a finales del 2017 hasta 0,9%. Además el empleo aumentó un 3,1% y los salarios en 2,1%, lo que hace suponer que la demanda agregada se mantendrá fuerte considerando que la inflación llegó a sólo 0,6% anual en abril.

En Asia emergente, China no muestra cambios sustanciales.

En Asia, se reportó el crecimiento del PIB durante el primer trimestre en Japón, con una aceleración en la tasa anual desde 0,6% a finales del 2017 hasta 0,9%. Además el empleo aumentó un 3,1% y los salarios en 2,1%, lo que hace suponer que la demanda agregada se mantendrá fuerte considerando que la inflación llegó a sólo 0,6% anual en abril. Los datos mensuales de China para abril no muestran cambios sustanciales, aunque se apreció una cierta aceleración en la producción industrial y moderación en las ventas minoristas, pero siempre fuertes en 7,9% de crecimiento. Por el lado de los países de menor tamaño (en términos económicos) las noticias fueron positivas, por ejemplo Tailandia tuvo un crecimiento de PIB de 4,8% en el primer trimestre, bastante por encima del 4% previo. En Singapur se corrigió el 4,3% inicialmente reportado a 4,4%. En Taiwán el crecimiento se mantuvo en 3%. De esta manera se esperaría que Asia emergente siga dando un importante impulso a la economía mundial.

En Latinoamérica, la actividad económica también repunta.

En México, las ventas minoristas aumentaron un 3,4% anual en marzo (utilizando cifras corregidas para evitar la distorsión de la semana santa). Igualmente el PIB aumentó un 2,3% en el primer trimestre con cifras corregidas, manteniendo la estructura de oferta del año pasado, en la cual el PIB de servicios crece muy sólido, en esta oportunidad 2,9%, mientras que el PIB industrial prácticamente no crece (0,3%); esto debido a la baja en la producción de petróleo. Por su parte la cuenta corriente mostró buenas cifras, con un déficit de 2,3% del PIB en el primer trimestre, muy por debajo del 4% de igual trimestre de 2017.

Los datos de Brasil siguen positivos, pero se han tornado más mixtos. Por ejemplo el indicador mensual de actividad económica para marzo fue de -0,66% comparado con el 0,51% previo, y pese a que en los últimos doce meses se mantuvo positivo en  un 1,05%, fue una baja respecto de los doce meses inmediatamente anteriores cuando llegó a 1,26%. Por otro lado el empleo formal aumentó 196 mil puestos en los doce meses terminados en abril, por encima de los 141 mil previos y en terreno positivo por tercer mes consecutivo luego de las fuertes bajas sufridas durante la recesión. La inflación sigue bajando, aunque levemente, a mediados de mayo cedió hasta 2,7%.

En Colombia el PIB aumentó 2,2% en el primer trimestre, manteniendo una senda de recuperación desde el 1,8% previo. En el país hubo elecciones presidenciales el domingo 27 de mayo, con candidatos a segunda vuelta, donde el ganador de la primera vuelta representa una relativa estabilidad en términos económicos. En Perú el indicador mensual de PIB aumentó desde 2,2% en febrero a 3,9% en marzo.

Mercado nacional y coyuntura macroeconómica

En Chile el PIB del primer trimestre aumentó un 4,2%, una muy buena cifra pese a que fue beneficiada por una baja base de comparación. Además se mantiene una tendencia creciente en el dato del PIB trimestral, desde un crecimiento levemente negativo en el primer trimestre del año pasado hasta un 3,3% en el cuarto trimestre. Asimismo la inversión creció un 3,6%, por encima del 2,7% previo, con lo que continúa revirtiendo sus bajas de años previos. El consumo total creció algo por debajo del PIB, lo que permitió una recuperación de la tasa de ahorro desde 20,7% del PIB a 22,6%, una buena señal para el crecimiento futuro. El déficit de la cuenta corriente fue de sólo 0,3% del PIB, muy inferior al déficit de 1,9% del primer trimestre de 2017, confirmando la solidez de los fundamentos de la economía.

La semana pasada el precio promedio del cobre se situó en US$3,12 la libra, superando en 1,5% el precio del viernes anterior. Según la Comisión Chilena del Cobre (COCHILCO), entre los factores que explican el actual nivel del metal destacan las positivas expectativas para el precio del metal en el mediano plazo.