Observatorio Económico y Financiero al 03 de abril de 2017

Visión de Principal del 27 de marzo al 03 de abril de 2017

Cálculo final del PIB de 2016 en Estados Unidos muestra crecimiento menor al esperado por preocupante desaceleración en la inversión, aunque las confianzas permanecen en terreno positivo.

El crecimiento del Producto Interno Bruto de los EEUU fue revisado levemente al alza para el cuarto trimestre de 2016, pasando desde 1,9% (ajustado por estacionalidad) a 2,1%; ambos muy por debajo del 3,5% del tercer trimestre. Sin embargo, al comparar en doce meses el crecimiento sigue siendo estable, ya que pasó desde 1,7% en el tercer trimestre a 2% en el cuarto. Con el resultado del tercer cálculo del PIB se tiene el año completo, el cual mostró un crecimiento de 1,6%, bastante por debajo del 2,6% del 2015. Lo anterior sucedió a pesar del aumento en el crecimiento del consumo, el cual pasó desde 2,6% en el 2015 a 3,1% el año pasado. Pese al mayor crecimiento del consumo, el PIB creció menos en el 2016 en gran parte debido a la fuerte desaceleración de la inversión, la cual pasó de crecer 3,4% el 2015 a apenas 0,2% el 2016. Esto no es una buena señal para el crecimiento futuro. Respecto de la inflación, hubo una sorpresa relevante en la medición por el índice de precios del PCE subyacente, la medida preferida de la Reserva Federal, la cual bajó desde 1,7% en el tercer trimestre a 1,3%, muy lejos de la meta de 2%. Sin embargo el reporte de ingresos y gastos de la población para febrero mostró un aumento del PCE subyacente de 1,8% en doce meses, igual al de enero. Finalmente, se publicaron los dos indicadores de confianza más reconocidos. De acuerdo al Conference Board, en marzo ésta subió de 116,1 puntos a 125,6 puntos, por sobre los 114 esperados. De acuerdo a la Universidad de Michigan, la confianza subió desde 96,3 a 96,9, aunque se esperaba 97,6. La cifra es muy superior a la de marzo pasado, de 91 puntos. Asimismo, se mantiene la estructura en la cual la confianza sobre la situación actual es débil pero hay gran confianza respecto del futuro.

Inflación en Zona Euro indicaría mantención de política monetaria expansiva. Japón reporta baja en desempleo.

En la Zona Euro, el cálculo preliminar de inflación indica una baja desde 2% en febrero a 1,5% en marzo, con una baja también en la inflación subyacente desde 0,9% a 0,7%. Esto implica que es más probable que el Banco Central Europeo decida mantener su actual política monetaria expansiva por más tiempo. Asimismo, de acuerdo a la Comisión Europea, la confianza mejoró pero sigue siendo negativa, al pasar desde -6,2 en febrero a -5 en marzo; el cero es el punto de neutralidad por lo que la confianza sigue en terreno pesimista. Por último, el día 29 de marzo el Reino Unido presentó formalmente su carta intención de retirarse de la Unión Europea. Esto da inicio a un proceso que debiera durar dos años y que seguramente traerá bastantes noticias. En Japón la tasa de desempleo bajó desde 3% en enero a 2,8% en febrero, mientras que la inflación llegó a 0,3% en doce meses también en febrero, desde 0,4% en enero.

Banco Central de México sube tasa de interés para controlar la inflación. En Brasil se conocen datos de crecimiento y empleo que confirman aún estado de recesión.

En nuestra región destacó el débil crecimiento de Brasil, ya que el indicador mensual de actividad decepcionó con una baja de 0,8% en doce meses a enero, la cual sin embargo es bastante mejor que la caída de 2,3% de diciembre. Por su parte, las ventas minoristas cayeron 7,1% en enero, luego de caer 4,9% en diciembre. La contracción de los créditos se moderó desde -3,9% en enero a -3,5% en febrero con los créditos atrasados estables en 3,7%. El desempleo subió desde 12,6% en enero a 13,2% en febrero, confirmando la profundidad de la recesión. Finalmente, el déficit del gobierno se mantuvo estable en 8,5% en los doce meses terminados en febrero, gracias a la contribución de las utilidades del Banco Central. En México, el Banco Central decidió aumentar su tasa de interés de referencia desde 6,25% a 6,5% a fin de evitar la propagación de la inflación, siendo la octava alza desde diciembre de 2015.

Mercado nacional y coyuntura macroeconómica

En Chile las cifras sectoriales de febrero fueron mixtas. La producción industrial y manufacturera de febrero retrocedieron -7,6% y -1% en doce meses, cuando se esperaban variaciones de -6% y -2,5%, respectivamente. Esto llevó a los analistas a considerar que el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) de dicho mes será muy probablemente negativo. La tasa de desempleo de febrero llegó a 6,4%, ubicándose levemente por encima de las estimaciones del mercado (6,3%). De esta manera la tasa de desempleo se ubicó 5 décimas por encima del año anterior, producto del aumento de 1,2% de la fuerza de trabajo, el cual no fue plenamente absorbido por el aumento de 0,7% en el empleo. Finalmente, la Dirección de Presupuestos reportó un empeoramiento de las cifras fiscales en los primeros dos meses del 2017, debido fundamentalmente a un aumento de 5,3% real en el gasto del gobierno en ese período, muy por sobre la meta anual de 2,7%. La semana pasada el cobre registró un alza de 1,2% respecto a la semana anterior, situándose en 2,65 dólares la libra. Según la Comisión Chilena del Cobre (COCHILCO), en general el precio del metal continúa dominado por el impacto de las interrupciones de oferta. La semana pasada se informó que la producción de cobre mina en Chile retrocedió 17% en febrero, sugiriendo que la menor producción de Escondida en 2017 podría situarse en torno a las 220 mil toneladas respecto de lo proyectado para el presente año. Por otra parte, los trabajadores de Cerro Verde en Perú depusieron la huelga y Freeport informó que eventualmente podría reanudar las exportaciones de concentrados en Indonesia, fundamentos que llevarían el precio del metal a un nuevo equilibrio las próximas semanas.