Después de las elecciones 2: Factor Piñera

La historia es por toda conocida. Sebastián Piñera ganó la segunda vuelta con el 54,57% de los votos, superando ampliamente, no solo a su contendor Alejandro Guillier (45,43%) sino, y más importante aún, a las expectativas de la población que vaticinaban un resultado tan incierto como estrecho.

Seremos testigo de muchos días de análisis, explicaciones, reproches, justificaciones y de la tan manoseada autocritica, pero lo concreto es que las perspectivas para nuestro país son objetivamente mejores de que si el resultado hubiera sido al revés.

Un elemento importante será la definición del gabinete. Más allá de los nombres una cosa es cierta: la calidad profesional y técnica será muy superior al del gobierno actual.  La duda es si el nuevo gobierno tendrá la habilidad política necesaria para los tiempos que corren y podrá superar los errores que en este aspecto cometió durante la primera administración de Piñera.

La oposición no es la misma que en aquellos tiempos debido principalmente al surgimiento del nuevo movimiento Frente Amplio de quien poco y nada sabemos de cómo se comportará con tan significativa participación en la Cámara de Diputados. Sin duda será un interrogante que solo resolveremos  a contar del segundo trimestre pero, sabemos desde ya, que tratará de imponer sus ideas haciendo uso también de los llamados movimientos sociales que buscarán copar los espacios públicos y la agenda mediática. Resta esperar la agenda de manifestaciones.

El mercado tomó de muy buena manera el resultado de las urnas aumentando el IPSA en más de 6,9%, (5.595,65) de forma muy distinta cuando recibió el resultado de la primera vuelta con una caída de casi el 5,9% (5.076,02) y casi recuperando los niveles de octubre.

img-ipsa

Fuente: Bolsa de Santiago, 18-12-2017.

¿Cómo continuarán las proyecciones con respecto a Chile?

Una vez que el Presidente Electo asuma su cargo el 11 de marzo, deberá dar vida a las propuestas prometidas en campaña que no serán fáciles de implementar. En efecto, si bien logró un buen resultado en las elecciones parlamentarias del 17 de noviembre, no cuenta con la mayoría en las Cámaras en el Congreso. La alianza de gobierno cuenta con 19  de 44 Senadores (43%) y 73 de 155 Diputados (47%), por lo que deberá llegar a acuerdos para materializar dichas propuestas pro crecimiento y pro inversión. Es por esto que la pericia política será un elemento clave.

Por el lado de la economía vendrán “tiempos mejores “. Una parte gracias al gobierno y otra por la inercia y las comparaciones estadísticas. Será mérito del futuro gobierno el cambio de ánimo y de las expectativas, que todos sabemos son una parte importantísima en la predisposición de los inversionistas. Será una herencia positiva el cambio en la tendencia del precio del cobre y las buenas perspectivas de la economía internacional que crecerá, en su conjunto, cerca del 3,5% durante el 2018. Sabemos que no basta con un mundo de buenas cifras, hay que saber aprovecharlas con buenas políticas. El nuevo gobierno de eso sí sabe cómo hacerlo.

No obstante le tocará lidiar con un déficit fiscal considerable, un deuda pública creciente y una abultada carga de gastos fiscales comprometidos por las malas políticas adoptadas por el gobierno saliente (¿Ya nos olvidamos del Transantiago?).

En síntesis, las perspectivas son auspiciosas pero la tarea es grande. No solo recuperar la inversión y la productividad sino también corregir la negativa tendencia de las cuentas fiscales, factores cruciales para llevar al crecimiento potencial mínimo aceptable de 4%. Todo lo anterior en un marco político inédito y adverso con nuevos actores disputando el poder y a su vez tratando de cumplir las promesas de campaña manteniendo los equilibrios macro y micro económicos.

Síntesis y sugerencias

Buen augurio para la economía chilena y la internacional durante 2018.

Sugerencia importante: aunque seamos repetitivos insistimos que siempre se debe invertir según el perfil de inversionista (tolerancia al riesgo). Por más que estemos muy convencidos de que ciertas variables económicas se comportarán positivamente el futuro siempre es incierto, conlleva riesgos y en las predicciones nunca hay certezas.

Consideramos que no es el momento de re balancear tu “Recomendación FOL”, debido a que el resultado de las elecciones ya fueron incorporadas en nuestras carteras y el rally bursátil ya se produjo.

Te informaremos cuando se produzcan cambios.

Feliz Navidad y mucha prosperidad para el 2018.


 

call-to-action2-recomendacion-fol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *