Los Problemas de un Sistema de Reparto de Pensiones

Hace dos semanas decidimos presentar 3 artículos que contribuyeran a una comprensión total sobre el sistema de generación de pensiones en nuestro país. Partimos con la columna “Las bajas jubilaciones en Chile” donde explicamos con manzanitas el funcionamiento del sistema AFP y sus desalentadores resultados generales. Y es que, de acuerdo a estadísticas generales, el promedio de las pensiones por vejez pagadas en Chile es de 7,24 UF: aproximadamente $187.790 pesos.

Toda vez que logramos comprender el funcionamiento del sistema, analizando sus resultados, pudimos identificar posibles problemas. Al respecto realizamos una serie de simulaciones a partir de datos reales de Chile en materia de salarios, número de trabajadores que ahorran, tasa de ahorro obligatoria y rentabilidad real de los 5 tipos de fondos disponibles. De esta manera en la columna “¿Por qué las pensiones son tan bajas en Chile?” identificamos que las bajas jubilaciones de nuestro país parecieran responder a:

  1. Baja tasa de ahorro.
  2. Importantes diferencias de rentabilidad por tipo de fondo.
  3. Bajos salarios.
  4. Lagunas previsionales.
  5. Rol de las AFPs.

Al respecto un sector importante de la población aboga por cambiar radicalmente el sistema, pasando desde una administración privada de los ahorros hacia una donde lo haga el Estado. Dicha sugerencia ha encontrado eco en algunos políticos, conjugándose en una propuesta ya conocida por nuestro país: un sistema de reparto.

En nuestra tercera columna y final analizaremos cuan pertinente puede resultar esta sugerencia. A la luz de las cifras, buscaremos reflexionar sobre si un sistema de reparto puede constituir una solución al problema de las bajas jubilaciones, o más bien significaría un retroceso. En economía nadie tiene una bola de cristal, pero sí datos que nos permiten proyectar como probablemente pueda ser el futuro. He aquí nuestra visión.

Un sistema de reparto

Un sistema de reparto

En un sistema de reparto las personas que trabajan deben cotizar mes a mes un porcentaje de sus salarios imponibles, tal y como sucede actualmente con el sistema de AFP. Sin embargo, la diferencia radica en el destino de estos ahorros. En el sistema actual los recursos de cada trabajador originan una cuenta individual de recursos, los que son gestionados por las AFP en pos de obtener rentabilidades por la vía de inversión en instrumentos del mercado financiero. En contraste, en un sistema de reparto las cotizaciones de cada trabajador se depositan en un fondo común, él que puede ser invertido en la medida en que existan excedentes. Y es que con los dineros acumulados del fondo se financian mes a mes las pensiones de todos los trabajadores jubilados. En palabras simples: con el salario de los trabajadores se financian las pensiones de quienes ya no trabajan.

Para ilustrar de mejor manera el funcionamiento de este sistema asumiremos un ejemplo. Suponga que en una economía existen 4 personas: Pedro, Juan, Diego y Luis. Los primeros 3 hombres son trabajadores activos, mientras que don Luis acaba de jubilar. Cada uno de los ocupados percibe un salario de $500.000 y ahorra el 10% mes a mes por mandato del Estado. Así, cada uno aporta mensualmente $50.000 al fondo común de la economía totalizando $150.000. Como don Luis es el único trabajador jubilado ostentará una pensión de $150.000, equivalentes al total acumulado en el pozo común.

Un nuevo jubilado

Un nuevo jubilado

Suponga que pasan los años y ahora es Diego quien alcanza la edad mínima para jubilación. Dado esto Diego ya no será un trabajador activo del fondo, sino por fin un beneficiario. Sin embargo, tras la jubilación de Diego ahora sólo Pedro y Juan deberán ser los responsables de aportar al fondo común de pensiones. Ambos siguen ostentando un salario de $500.000, por lo que cada uno sigue aportando $50.000 mes a mes. No obstante, de esta manera sólo se podrán totalizar $100.000 en el fondo de pensiones. La situación se hace menos auspiciosa al considerar que, a diferencia de años pasados, don Luis ya no es sólo el único jubilado, sino que ahora se sumará Diego. Así cada uno podrá optar a una jubilación de $50.000, dado que no existen más dineros en el fondo. ¿Cómo lograr que Diego se jubile y las pensiones sigan siendo de $150.000? Al respecto existen tres posibles soluciones.

La primera solución es que ingresen más personas a trabajar para así aumentar el pozo de pensiones. En este ejemplo debieran ser 4 nuevos trabajadores, con un salario de $500.000. Así cada una de estas 4 personas aportará $50.000 mes a mes, lo que totalizará un nuevo aporte al fondo de pensiones de $200.000. Si a eso se le suman los $100.000 de aporte conjunto que ya realizan Pedro y Juan, el fondo sumará $300.000, dinero suficiente para cubrir dos pensiones de $150.000: la de don Luis y la de Diego.

La segunda opción es que aumenten los salarios de Pedro y Juan. Con un salario actual de $500.000 para cada uno no se logran obtener los dineros suficientes para cubrir las jubilaciones de Diego y don Luis. Sin embargo si Pedro y Juan aspiraran a un salario de $1,5 millones cada uno, un 10% de ahorro significaría la acumulación de $300.000 en el fondo. Así sólo triplicando los salarios de Pedro y Juan se podrían solventar las jubilaciones requeridas.

La tercera opción es que no aumente el número de trabajadores, ni los salarios, sino más bien la tasa de ahorro mínima exigida por el Estado. Actualmente el 10% de $500.000 no basta para cubrir las pensiones de Diego y don Luis. ¿Qué tasa lograría generar los recursos requeridos? El 30%. De esta manera Pedro y Juan ahorrarían $150.000 cada uno, generando los $300.000 necesarios. Note que como son 2 trabajadores activos y 2 jubilados, cada trabajador activo tiene el deber de generar un salario para sí mismo y para un jubilado.

Una cuarta opción, al margen de este ejemplo, es que los trabajadores en un país sean capaces de generar un fondo común superior a las pensiones requeridas. Al respecto dicho excedente se podría invertir, de forma tal de que las ganancias sean suficientes para pagar las pensiones de los nuevos jubilados. No obstante: ¿Qué rentabilidad mínima se necesitaría obtener? ¿A qué riesgo? ¿Qué pasa si, en vez de rentar, se pierde dinero?

La pirámide

La pirámide

Hablamos de esquemas piramidales cuando la recuperación de una inversión está supeditada a la captación de nuevos inversionistas. Si yo invierto $100 en un esquema piramidal, recuperaré la inversión si logro captar 10 nuevos inversionistas que aporten $100 cada uno. ¿Por qué? Porque de cada $100 que capte se me dará un porcentaje a modo de comisión, que supondremos es del 10%. Así, de cada $100 recibiré $10, por lo cual tendré que convencer a 10 personas de invertir para recuperar mi dinero.

Note que para que un sistema de reparto de jubilaciones mantenga montos de jubilaciones estables en el tiempo deberá perseguir el mismo esquema. Conforme nuevas personas requieren jubilación, deberán aumentar los trabajadores activos, el monto a cotizar o los salarios, para que las jubilaciones ya otorgadas y las nuevas sigan siendo del mismo monto. En caso contrario, las pensiones cada año debieran bajar. Sin embargo, en la práctica, ningún Estado considerará políticamente viable una disminución de las pensiones. Así entonces, toda vez que las pensiones decrezcan por efecto pirámide, el Estado intervendrá compensando las caídas a partir de endeudamiento fiscal o aumento de los impuestos.

Trabajadores y jubilados en Chile

Trabajadores y jubilados en Chile

A diciembre de 2015 el número de trabajadores activos en Chile era de 8.165.195 personas, mientras que el número de jubilados era de 1.106.921 personas. Esto implica que por cada 7 trabajadores hay una persona jubilada. Sin embargo la realidad hace 20 años atrás era diametralmente distinta. En 1995 el número de trabajadores activos ascendía a 5.206.650 personas, mientras que el de jubilados a 214.353 personas. Así por cada 24 trabajadores activos había una persona jubilada.

Desde el año 1995 hasta la fecha existen 2.958.545 nuevos trabajadores en Chile, mientras que el número de nuevos pensionados ha sido de 892.568 personas. Así el número de trabajadores ha crecido en un 57%, mientras que el número de jubilados se ha cuadruplicado. Dado esto el número de trabajadores por cada persona jubilada ha disminuido drásticamente, como es posible apreciar en el siguiente gráfico.

Grafico

Salarios y pozo común de pensiones

De acuerdo a la Nueva Encuesta Suplementaria de Ingresos de 2014 (INE) se presenta el número de trabajadores activos por tramo de salarios mensuales en Chile. Es posible apreciar que el 58% de los trabajadores percibe un ingreso menor a $362.250 y sólo un 8% de los trabajadores ganan más de $1.086.751.

Salarios Mensuales Número de Ocupados Porcentaje de Ocupados
$0  $181.126 1.642.614 20%
 $181.126 $362.251 3.126.666 38%
$362.251  $724.501 2.119.035 26%
 $724.501 $1.086.751 640.541 8%
$1.086.751  $1.449.001  235.760 3%
 $1.449.001 $1.811.251 144.548 2%
Más de $1.811.251 256.032 3%

Fuente: Estimación propia en base a NESI – INE 2014

A partir del punto medio de cada tramo de ingresos (exceptuando el tramo de ingresos superiores a $1.811.251) calculamos el pozo total posible de recaudar hoy en Chile en base a un ahorro obligatorio de 10%. El resultado es el siguiente:

 

Salarios Mensuales Punto Medio Número de Ocupados Pozo a 10% de cotización
$0  $181.126 $90.563 1.642.614  $14.875.920.603
 $181.126 $362.251 $271.688 3.126.666 $84.947.757.176
$362.251  $724.501 $543.376 2.119.035  $115.143.148.422
 $724.501 $1.086.751 $905.626 640.541 $58.009.024.068
$1.086.751  $1.449.001 $1.267.876  235.760  $29.891.427.610
 $1.449.001 $1.811.251 $1.630.126 144.548 $23.563.095.697
$1.811.251 256.032 $46.373.840.603
TOTAL POZO DE PENSIONES $372.804.214.178

Fuente: Estimación propia en base a NESI – INE 2014

 

El pozo total de pensiones a obtener es de $372.804 millones de pesos. Con este monto se podrían cubrir jubilaciones iguales de $336.794 para todos los pensionados de Chile.

Los problemas

Los problemas

La pensión que es posible obtener bajo un sistema de reparto representa una mejora al promedio de pensiones que genera el actual sistema de AFP. Sin embargo el sistema de reparto supone la asignación de una jubilación pareja para todos los trabajadores, mientras que en el sistema AFP cada trabajador accede a una pensión calculada sobre la base de sus ahorros individuales. Al respecto resulta entendible que quienes ostentan un salario alto se opongan al sistema de reparto, mientras que quienes ostentan un salario bajo lo promuevan. Si no fuera así las personas no serían racionales. No obstante, existen problemas adicionales que invitan a reflexionar sobre la pertinencia del sistema.

Como hemos mencionado el crecimiento de los trabajadores activos ha sido inferior al crecimiento de los jubilados. Esta es una tendencia mundial, asociada a 3 factores fundamentales:

  • Las familias están concibiendo menos hijos que antes.
  • Retraso en el ingreso al mercado laboral por mayor acceso a educación superior.
  • Aumento en la esperanza de vida de las personas.

Esto presenta un gran problema para un sistema de reparto, puesto que una de las opciones para mantener el monto de las jubilaciones es que sean cada vez más las personas que trabajen y aporten al pozo común. Sin embargo la realidad coloca en evidencia de que en 1995 existían 24 trabajadores por cada un jubilado, tasa que disminuyó drásticamente a 7 trabajadores por cada jubilado en 2015. ¿Cuántos trabajadores habrán por cada jubilado en 10 años más?

Por otro lado es importante destacar que en nuestro análisis hemos supuesto que cada trabajador en Chile hace efectivo el ahorro mínimo dictado por el Estado: 10% de los ingresos imponibles mes a mes. Sin embargo, actualmente son sólo 5.666.930 personas las que efectivamente lo hacen. Realizando los cálculos pertinentes con esta nueva cifra el resultado es menor:

Salarios Mensuales   Punto Medio Número de Ocupados Pozo a 10% de cotización
$0  $181.126 $90.563 1.642.614 $10.324.407.674
 $181.126 $362.251 $271.688 3.126.666 $58.956.705.910
$362.251  $724.501 $543.376 2.119.035 $79.913.360.455
 $724.501 $1.086.751 $905.626 640.541 $40.260.285.684
$1.086.751  $1.449.001 $1.267.876  235.760  $20.745.693.182
 $1.449.001 $1.811.251 $1.630.126 144.548 $16.353.610.142
$1.811.251   177.695  $32.185.062.599
TOTAL POZO DE PENSIONES $258.739.125.647

Con la nueva cifra de trabajadores que efectivamente ahorran el pozo de pensiones se reduce en más de $100 millones de pesos. Con este monto se podrían obtener jubilaciones por $233.747. 

Finalmente es importante comprender que en la economía existen ciclos, marcados por épocas de bonanza, desaceleración, estabilidad y recesión. Actualmente la desocupación en Chile se sitúa en 6,3% de la fuerza de trabajo, lo que se podría agudizar a futuro, al ser aun una tasa baja. ¿Cómo mantener el monto de las pensiones si aumentan los jubilados y personas quedan sin empleo? Aumentando los salarios o la tasa mínima de ahorro. Pero ¿Hasta qué punto?

Conclusiones

Conclusion

Con esta columna finalizamos una trilogía dedicada a analizar el sistema de generación de jubilaciones en nuestro país. Al respecto partimos explicando con manzanitas el sistema actual, evaluamos sus resultados generales, identificamos oportunidades de mejora y analizamos los alcances de un modelo alternativo que lo refunde.

En economía nadie puede afirmar tener la razón, sobretodo cuando se trata de pronosticar el futuro. Esto es incierto y lo único que se puede hacer es analizar lo que pasaría el día de mañana bajo distintos escenarios. Al respecto nuestra intención no es guiar su opinión, sino más bien aportar los antecedentes necesarios para que forme una con argumentos de peso. ¿No cambiar nada? ¿Mejorar el Sistema AFP? ¿Sustituirlo por un sistema de reparto? Juzgue usted, hoy con información. Sin embargo, procure siempre esgrimir un tratamiento que persiga la búsqueda de mayor bienestar.

39 comentarios en “Los Problemas de un Sistema de Reparto de Pensiones

  1. 1. La Economía, como ciencia o disciplina, no es exacta, caé en la categoría de ciencias sociales.
    2. Las AFPs, deberían ser mejorados o cambiados por un sistema más justo; no puede ser qué quién administre los fondos no asume ningún riesgo…Ellos (AFPs) debierán ser los primeros en alertar a los afiliados y tratar de proteger los intereses de quienes sostienen el sistema….vemos como se pierden millones sin advertir a los principales interesados…
    3. Cuando comenzo este tema (AFPS) las rentabilidades del sistema erán altísima, Pero ahora ni sombra son de aquellas rentabilidades…Algo cambio…reglas del juego distintas…
    4. Hay que analizar más a fondo este tema, como país y no la opinión o parecer de algunos…deber{ia verlarse por el bien común…No puede ser que una persona pueda vivir con 7,87 uf….
    5. El empleo, es una componente muy importante, en una economía, lo que hace fallar al sistema….En Chile, cuando se paralizan las inversiones, esta componente se ve muy afectada…por lo que sin duda tambien afecta las jubilaciones…Debería existir una especie de seguro, para eso períodos.

    • Estimado Luis, gracias por tus comentarios y tu interés en esta publicación.

      Comparto el parecer (y así lo escribo) sobre la inexactitud de la economía como ciencia. No obstante, dentro de las limitaciones propias, procuro realizar análisis en mi quehacer de la forma más responsable e independiente.

      Comparto la necesidad de mejorar el sistema, a la luz de los resultados generales expuestos en las dos columnas anteriores. Sin embargo no creo que todas las propuestas constituyan mejoras, y en eso el deber de quienes nos dedicamos a esto es dar nuestra opinión, en base a argumentos sólidos. Confío en que juntos podremos llegar a formulas y reformas provechosas, a partir de discusiones respetuosas, realistas y propositivas.

      Finalizo comentando que el rol de las AFP debe ser mayor al actual, independiente de que la decisión final la tenga cada afiliado y/o cotizante. En ese sentido comparto la pertinencia de que el riesgo económico y financiero sea compartido, lo que podría inducir a mejores resultados. No obstante, a la luz de los datos, pareciera ser que el problema de la rentabilidad anual no es tan determinante, sino la periodicidad y magnitud con la que la gente ahorra. De cualquier forma, un sistema de pensiones debiera hacerse cargo de esta realidad, y no buscar las excusas, por más peso que estas tengan.

      La tarea es ardua. Lo importante es asumirla con responsabilidad. Sólo así heredaremos mejores pensiones a las nuevas generaciones, y no facturas fiscales.

      Saludos Luis.

      • Estimados, es agradable poder leer alguna vez una discusión de buen nivel, en que las personas aportan con argumentos y no con.insultos.
        Pasando al tema, me gustaría recordar que mucha gente tiene un alto porcentaje no imponible en su remuneración. Esto es pan para hoy y hambre para mañana. Conocí una profesora jubilada con 250 mil pesos. Su última remuneración fue de un millón, pero su último imponible fue de sólo 350 mil. Seria interesante que hubiera un estudio sobre la materia. Creo que nos llevaríamos grandes sorpresas.

    • Sería posible tener dos sistemas, donde el trabajador pueda elegir, de reparto o ahorro individual con administraciones por separado, seguramente el sistema de reparto se vería perjudicado ya que los que ganan más preferirían permanecer en las AFP.

  2. El sistema de AFP, no fue malo hasta1986. cuando INVENTAN los multifondos, siendo el trabajador responsable de sus ahorros ( TRABAJADORES QUE NO TENEMOS IDEA DE ECONOMIA NI INVERSIONES)y eliminan el “FONDO DE ESTABILIZACIÓN”, como lo tiene el petroleo y como hace poquito se le puso al cobre… porque los ahorros previsionales no son cualquier ahorro. deben las AFP volver a como fueron en sus inicios, lo demas ES CUENTO….

    • Hola Jaime, gusto de saludarte. Gracias por tu comentario.

      Comparto absolutamente el fondo: resulta teóricamente justo y pertinente, pero realmente nocivo, atribuir la responsabilidad de la estrategia de inversión a los afiliados y cotizantes. En Chile cunda un panorama de escasa educación económica y financiera, fomentada por pocas iniciativas y nula formación desde temprana edad. Al respecto consideramos vital la tarea de aportar a ello, desde nuestro blog y otras instancias. Más allá de nuestro quehacer relevante, la intermediación de fondos mutuos, consideramos necesario, responsable y valioso aportar hacia una mejor educación de las personas. Al respecto creemos que un mejor sistema de pensiones se erigirá bajo ese desarrollo, del cual ojalá día a día otros se hagan parte.

      Saludos cordiales,

  3. Porque los fondos de pensiones obtienen rentabilidades que, no van mas allá del 4% Anual. En cambio, las Administradoras obtienen ganancias que van desde el 3.5% a 25% en mismo periodo. Buen manejo de portafolios de inversión para la Administradora, y pésimo manejo bursátil para los dueños del Dinero. Raro !!

    • Hola Oscar, gusto de saludarte. La verdad es que en algunos años la rentabilidad de los fondos de pensiones ha sido superior al 4%, mientras que en otros años efectivamente ha sido menor e inclusive se han incurrido en pérdidas. Efectivamente la rentabilidad de los fondos de pensiones no necesariamente se condice con la rentabilidad de cada AFP (como empresa) puesto que mientras los fondos de pensiones rentan a medida que los activos suben de precio, la rentabilidad de las AFP se genera por las comisiones de los salarios que cobran a afiliados y cotizantes. Al respecto esta página aporta detalles históricos de rentabilidades de fondos de pensiones y AFP.

      http://www.spensiones.cl/safpstats/stats/.sc.php?_cid=46

      En lo personal, no veo el problema de que las AFP ganen dinero. Lo lamentable es que el sistema de pensiones adolece resultados promedio bajos, lo que exige reformas. Es importante no perder de vista el objetivo: aumentar las pensiones. El objetivo no debe ser erradicar las ganancias de las AFP. Con eso los pensionados no necesariamente aumentaran su bienestar.

      Saludos cordiales.

  4. Cuál es la situación de los otros países de América Latina?, o de los países de la OCDE?
    Lo que yo tengo entendido es que los sistemas de repartos han fracasado en casi todos los países en donde se ha implementado, por las razones expuestas en esta columna.

    • Hola Pablo, gusto de saludarte. La situación varía dependiendo de cada país, donde es posible encontrar sistemas de reparto solidarios, privados como el nuestro o un mix de ambos. Me llama profundamente la atención de los países del Norte de Europa, como Finlandia, Gran Bretaña, Países Bajos, Suecia y Dinamarca, donde se mantiene una base solidaria y las personas pueden elegir entre un sistema universal de pensiones a cargo del Estado, o un sistema individual privado.

      Creo que la posibilidad de elegir es importante. No obstante, la administración de pensiones por parte del Estado debe considerar un marco regulatorio importante, de forma tal que no se pueda compensar mala administración con recursos del presupuesto fiscal o endeudamiento.

      Saludos,

      • Buenas tardes Matías, encontré en esta columna y otras lo que andaba buscando. Repecto de como funciona la cosa en países de Europa, te puedo relatar cortamente como funciona en Suecia, donde resido. A grandes rasgos y para los que tenemos trabajo remunerado y ningún aporte a ahorro extra voluntario, existen acá una Pensión General y una Pensión por el Empleador. La pensión general tiene varias partes pero en sí es el 18,5% del sueldo, dividido en 16% que equivale al sistema de reparto (manejado por el Estado) y 2,5% que equivale al sistema de AFP (depósitos en fondos de libre elección). Aparte de eso, casi todos reciben acá un aporte del empleador generalmente acordado en negociaciones con los sindicatos (empleados públicos) o al momento de firmar por un empleo en el sector privado. EL porcentaje de este aporte varía pero generalmente es el que finalmente te dará la mayor parte de tu jubilación ya que , a diferencia del sistema de Pensión General donde hay un techo imponible – es decir si tu sueldo sobrepasa un cierto monto no se te descuenta el 18,5% sino un monto fijo – en este sistema de aporte por el empleador no existe techo; mientras más ganes más llega a tu fondo de jubilación. Por ende el sistema acá es mixto, con una participación del Estado equivalente a más o menos un 45% de lo que sacarás finalmente en la mano, y un 55% que equivale a lo que aporta tu empleador a tu jubilación en forma mensual mientras tengas empleo. Mientras leía esta columna hice una simulación de mi jubilación si dejo de trabajar a los 65 años y sacaré mas o menos 2/3 partes de mi sueldo de hoy. Hay mucho más que deshuesar pero esto sería a grandes rasgos. Slds y gracias a tí y a todos por comentarios de alta calidad.

        • Hola Ricardo, gusto de saludarte. Gracias por tu comentario, tremenda contribución a este debate que debemos establecer en nuestro país.

          A priori, conociendo detalles macro del sistema de pensiones sueco y junto a tu contribución, puedo notar que la clave es el mayor aporte mensual de cara a la vejez. Como tu me comentas existe una tasa de ahorro del 18,5% mensual, a lo que se suma un aporte de los empleadores. Es importante tener presente (y ser conscientes) de que finalmente una gran tasa de ahorro mensual hace cada vez menos vital la consecución de altas rentabilidades en el tiempo. En ese sentido, pareciera ser que la clave es esa: ahorrar harto, más allá de como se administra ese ahorro, entendiendo que la decisión de invertir implica riesgos (y la posibilidad de altos retornos) mientras que no invertir (riesgo cero, pero pérdida de posibilidades de rentabilidad) pasa a jugar un rol menor.

          Lamentablemente en Chile debemos generar una distribución salarial que permita hacer del “ahorrar más” algo viable, no perjudicando de sobremanera el bienestar básico presente de quienes trabajan. Es importante ser francos y darnos cuenta que hay personas que caerían en la pobreza si ahorran más, dado que sus salarios no son muy prominentes.

          Un fuerte abrazo a Suecia. No de muy lejos: Alemania.

  5. Estimado Matías, no me parece mala la idea de Mejorar las Pensiones de los Jubilados, con el Aporte Mensual que realizan todos los Trabajadores en Chile, (sobretodo si los números lo permiten)
    primero porque me parece absolutamente Inmoral que las Personas Mayores que lo han dado todo por el País, y que están en la última Etapa de su Vida, tengan Pensiones tan Miserables, considerando los Altos Gastos en Salud en que deben incurrir, y muchas veces en el Abandono total en que se encuentran.
    Además no olvidar que existen Acumulados en el Sistema, mas de 150.000 Millones de Dolares, una cifra considerable, que bien Invertida y Administrada, podría permitir Mejorar aún mas las Pensiones, como así mismo Garantizar el Pago a los Futuros Pensionados

    Creo que lo que se debe hacer, para que el Sistema se Financie en el Largo Plazo, es tratar que todas las Personas que Trabajan en Chile, Coticen regularmente en el Sistema
    (Independientes, que erroneamente se les prorrogó la Obligación de Cotizar)
    Además Incorporar a todos lo que están fuera del Mercado Laboral, Mujeres-Dueñas de Casa, Jóvenes que No Estudian Ni Trabajan, Jóvenes que Estudian, Personas Mayores sin Empleo. e incluso Adultos Mayores.
    (según la OCDE en Chile debieran Trabajar mas 14 Millones de Personas, y sólo lo hacen un poco mas de 8 Millones)

    Como se hace esto ?
    Con una verdadera Reforma Laboral, que se concentre en Crear Nuevos Empleos, innovando en esta materia por ejemplo con el Teletrabajo, que existe desde hace mucho en otros países, y que en Chile inexplicablemente nadie habla de esto ¡¡¡
    Además con verdaderas Políticas Públicas que ayuden a las MIPYME (Micro, Pequeñas y Medianas Empresas), ya que le dan empleo al 70% u 80% de las población,
    con Capital de Trabajo, con Capacitación, con Apoyo en la Inversión en Activos Fijos, Maquinarias, etc, sin perjuicio de Fomentar el Emprendimiento y la Innovacion, para la Creación de Nuevas Empresas, como así mismo garantizar la existencia de una Verdadera Libre Competencia en el país, lo que en la actualidad no existe, dado que las Grandes Grupos Económicos concentran la Mayoria de las Areas Económicas.

    Por último, creo que debieran Implementarse Políticas para Mejorar las Tasas de Natalidad, de lo cual tampoco nadie habla ¡¡¡
    no sólo para sostener nuestro Aparato Productivo y Sistema Previsional, sino por razones Político Militares, dado los Conflictos que existen con algunos Países de la Región, cuyas tasas de natalidad son muy superiores a las nuestras.

    Finalmente, creo que un Sistema de Reparto podría ser Factible en Chile, si sumado a las medidas anteriores, se Aumenta la Tasa de Cotización,, se alarga en un par de Años la Edad de Jubilación, se mejora la Inversión-Rentabilidad de los Fondos, junto con la Cobranza y Recaudación de las cotizaciones, y por supuesto, todo esto manejado por un Ente Estatal, rigurosamente regulado, y con exclusivos Criterios Técnicos, para que no se preste para Malos Manejos Políticos por el Gobierno de Turno, lo cual creo que es el Mayor de todos los Riesgos, dado la contingencia que todos conocemos.

    Saludos Cordiales.

    • Estimado Eugenio, muchas gracias por tu comentario y visitar este blog.

      Me alegra de sobremanera la pertinencia de tus acotaciones, en especial cuando identificas la necesidad de aumentar la obligatoriedad de cotizaciones a trabajadores independientes o a régimen de honorarios. Sin lugar a dudas resulta imprescindible que cada trabajador ahorre de cara a la vejez. Por otro lado me parece pertinente fomentar el mercado laboral, para así aumentar la tasa de participación y sean cada vez más los chilenos que, si no estudian, trabajen. Con ello no sólo aumentaría un hipotético pozo de pensiones, sino también la producción del país entero y quizás la productividad, al existir más competencia en el mercado laboral.

      Sigo sosteniendo mis dudas frente a un sistema de reparto, dado que las políticas públicas locales pudieran no ser suficientes para revertir una tendencia mundial de envejecimiento de la población. De todas formas creo muy pertinente tus alcances, los que creo que deben marcar la tónica de cara a reformar el sistema de pensiones y sus magros resultados hasta ahora.

      Un gusto Eugenio. Saludos muy cordiales.

  6. Matias, te agradesco el tremendo y aclarecidor trabajo en este complejo sistema como es el de las pensiones en chile, pero en el sistema de reparto se pagaba el 18,84%, fuera del 7% de la salud esto significa que el capital que ingresa para pensiones es mayor al que se indica en el estudio, y cuando ya a ocurrido lo de la falta de capital para pagar las pensiones entonces se recurria a las arcas fiscales, pero esto solo ocurria por la desproligidad de las platas que se recibian mensualmente y los gastos sociales que se isieron con los ingresos del S.S.S. de aquellos tiempos, sera bueno por control una AFP, ESTATAL. SEGUIMOS ESTE COMENTARIO.

    • Hola Juan Omar, gusto de saludarte. Gracias por el reconocimiento e interés en este artículo.

      Efectivamente tengo entendido que bajo el sistema de reparto antiguo en Chile se cotizaba mucho más que el 10%. Al respecto el fondo común ingresaba más recursos, a costa de un sacrificio de consumo presente más alto por parte de las personas. Con todo, existían exigencias para acceder a una jubilación, como la cotización periódica e ininterrumpida durante un mínimo de años.

      Entiendo que las pensiones resultantes eran más altas que ahora, producto de la mayor tasa de ahorro y la compensación de recursos fiscales en épocas de deficit. Es bueno tener presente que, ya sea por mayor ahorro o endeudamiento del Estado, las pensiones eran más altas. Al respecto la pregunta es sí como país estamos dispuestos a asumir esos costos para aumentar las pensiones de cara a futuro. De otra forma las matemáticas no dan.

      Saludos cordiales,

  7. Hola, he seguido tus publicaciones relacionadas a las AFP’s y a las peras con manzanas jeje … mi consulta es la siguiente, tengo 20 años pero estuve un año trabajando y con ello los respectivos descuentos para jubilación, sin embargo nunca hice nada respecto a ello, para una próxima ocasión ya insertó plenamente en el mundo laboral y considerando mi edad o rango y la inexactitud de la economía … ¿es aconsejable desde aquel momento que mis ahorros vallan inmediatamente a un fondo A o B ?… teniendo en cuenta también que en el mejor de los casos habrán un lapso sobre 40 años de variabilidad en la economía.

    Saludos !!

    • Hola Benjamin, gusto de saludarte. Me alegra que mis columnas te sean atractivas y eventualmente útiles.

      La verdad es que algunos sugieren que los jóvenes debemos optar por A o B, dado que somos capaces de asumir riesgos que eventualmente más adelante no. Al respecto no creo que esto sea una regla general. A la luz de las estadísticas el fondo A ha rentado más que los otros fondos desde 2002, excepto el año 2008, 2011 y 2013. Sin embargo la coyuntura económica a veces suele presentar razones importantes para guardar riesgos y privilegiar fondos como el D y el E.

      Yo sugiero seguir permanentemente la economía, ya sea en este blog o en economiatodos.cl. Si bien la juventud nos invita a privilegiar fondos de mayor riesgo, la juventud por sí sola no debe ser factor de decisión.

      Saludos cordiales,

  8. Hola Matías. Primero agradecer estos aportes tan claros y arbitrarios sobre estos temas que son tan importantes y cuesta tanto encontrar información sin un sesgo económico o político.
    Con respecto a las ganancias de las AFP’s, entiendo que no solo generan ingresos por las comisiones que cobrar por administración, también ganan por los intereses de los prestamos que hacen a instituciones financieras ¿estoy en lo correcto?
    Si es así, por este lado se podría ver otra forma de aumentar los fondos de pensión, ya que es nuestro propio dinero que la AFP presta y luego los bancos nos prestan a nosotros generando ganancia por las diferencias de tasas. Sería bueno que si nos prestan “nuestro dinero”, parte de la ganancia sea para nosotros mismos.
    Y como segunda derivada de esto mismo. En el caso de eliminar las AFP’s ¿También estaríamos eliminando los recursos de las instituciones financieras de este país? y si los bancos no tienen como financiarse ¿no colapsaría todo el sistema financiero? En otras palabras, estamos amarrados por todos lados a las AFP’s ¿o no?
    Saludos.

    • Hola Jose Miguel, gracias totales por tu reconocimiento hacia nuestro trabajo.

      Desconozco si las AFPs realizan prestamos a instituciones financieras. La lógica me invita a pensar que esto no es así, dado que los únicos capaces de realizar préstamos por el cobro de intereses son los bancos.

      Distinta es la situación en que las AFP invierten en activos ofrecidos por bancos e instituciones financieras. Dado esto, la AFP realiza depósitos a plazo y los bancos adquieren dinero para prestar.

      Finalmente, efectivamente las AFP administran fondos de más de 5 millones de cotizantes, lo que asegura un flujo de capitales seudo estable cada mes y permite cierta profundidad y oferta de capitales en los bancos, ya sean para empresas o personas. No necesariamente esto es mérito de las AFP, sino del establecimiento de un sistema de pensiones obligatorio y que invierte en activos financieros. Un modelo que promueva ambas variables (tasa mínima de ahorro, periodicidad e inversión) no debiera alterar para mal el sistema de capitales chileno (acceso a préstamos). El problema surgiría cuando las personas ahorren cuanto estimen conveniente, cuando estimen conveniente y no en activos financieros. En ese escenario, habría menos dinero en los bancos para financiar consumo y inversión de empresas y personas. Esto afectaría gravemente el dinamismo de nuestra economía y la creación de empleos.

      Saludos cordiales,

  9. Hola Matías. primero felicitarte por tus clarificadoras columnas que has dado a conocer en diferentes medios. Es bueno, dado las características del chileno promedio, que alguien nos muestre de manera simple, cercana y lúdica aspectos de la economía que nos afectan a todos y que en los medios suelen abordarse con exagerado academicismo, incomprensible para muchos.

    Mi consulta ¿ves aplicable y/o factible en Chile la medida que se tomó en Perú de que los cotizantes de las AFP de allá puedan retirar buena parte de sus fondos, de una sola vez, al cumplir ciertos requisitos? Quizás el explicar dicho mecanismo sería un tema interesante para una futura columna tuya.

    Saludos.

    • Hola Gabriel, muchas gracias por tu comentario y reconocimiento a mi trabajo. Sin duda que Chile necesita avanzar hacia una mayor comprensión de la economía y las finanzas. Me alegra mucho poder encontrar en FOL personas interesadas en reclutarme y brindarme espacio en este robusto blog.

      Suena justo que las personas puedan retirar la totalidad de su dinero de una vez alcanzada la edad de jubilación. Sin embargo, si la persona invierte en un negocio, o compra de activos, que finalmente no le permitirá aspirar a dividendos seguros, altos y periódicos lamentablemente la persona tendrá que recurrir al Estado para poder solventarse. Es precisamente esto lo que se quiere evitar.

      Yo creo que en la medida en que existan requisitos mínimos sobre qué se puede hacer con los ahorros acumulados, podría ser un opción válida a debatir en nuestro país. Lo complejo es prever qué sucederá en el futuro, y en eso debemos ser muy cautos. Muchas personas abogan por retirar su dinero para la compra de uno o más propiedades, y vivir de las rentas por concepto de arriendo. Sin embargo, a diferencia de lo que muchos creen, los bienes raíces no constituyen renta segura, dado que se supeditan a la coyuntura económica, la tasa de empleo y la demanda por arriendo de inmuebles. Es importante recordar la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos y sus orígenes. Finalmente, no resulta claro que las personas sean lo suficientemente efectivos a la hora de arrendar propiedades, ya sea en materia de cobro de arriendos o velocidad con la cual se renuevan a los inquilinos.

      Al respecto creo que la alternativa de brindar la totalidad, o una proporción importante de ahorros a un jubilado, amerita un intento. Con todo, si los resultados implican un aumento sustancial en la solicitud de pensiones mínimas al Estado, dicha alternativa no debiera prosperar porque provocarían aumento de los impuestos o endeudamiento del Estado.

      Saludos cordiales!

      • A pesar que ha pasado tiempo desde este último comentario, no quiero dejar pasar la oportunidad para que otras personas que puedan leerlos, apoyen sus conclusiones en otros datos que no siempre se tienen a la mano al momento de opinar: Respecto a retirar los fondos de manera anticipada, hace algún tiempo vi en un noticiario una nota donde, entrevistando a transeuntes, realizaron la consulta “¿qué haría con el dinero si pudiera retirarlo anticipadamente?” Al menos dos personas respondieron algo similar a “tomaría las vacaciones que nunca pude viajando”. Es justamente eso lo preocupante, si existen dos personas, existirán muchas mas que, no conscientes (por distintos motivos) que el dinero retirado es el monto para vivir sus últimos años, que es su dinero y no un regalo, gastarán todo, moviendo de esta manera al estado la responsabilidad de su mantención. En Chile no podemos darnos ese lujo y pienso que mientras no exista la adecuada educación y orientación y muchas otras políticas, los fondos lamentablemente deben restringirse, por el bien de todos.

        Saludos

        • Estimado Luis, gusto de saludarte. Gracias por tu pertinente comentario.

          Sin duda que los efectos de un retiro parcial, o completo, de los fondos de manera anticipada plantea muchas dudas. Al respecto habrá que evaluar que sucede con la experiencia peruana, la que se sugiere imitar en Chile. Yo en lo personal comparto tus apremios y creo que lamentablemente, a la hora de diseñar políticas públicas, uno debe pecar de pesimista y situarse en escenarios donde la naturaleza humana podría jugar en contra. En economía solemos considerar que las personas son “miopes” en términos financieros: toman decisiones de ahorro y consumo sin muchas veces proyectar cuál será la situación económica en el futuro. Resulta responsable tener en cuenta este principio a la hora de evaluar escenarios donde personas pudieran tomar malas decisiones respecto a sus ahorros, obedeciendo a la maximización de bienestar presente, obviando el futuro. ¿Por qué la pertinencia? Dado que un Estado comprometido con los derechos humanos no puede desamparar a las personas, aun cuando estas tomen decisiones irresponsables. Este deber podría acarrear costos para la sociedad en conjunto, dado que de alguna manera se debe financiar la falta de recursos de quienes emprendan malas decisiones de consumo o inversión con sus ahorros.

          Un abrazo. Muchos saludos.

  10. el sistema de afp es horrible porque no es capaz de mantener intacto el dinero del trabajador ya que en mi caso me robaron cuatro millones de pesos de mi ahorro y el dueño de la afp no perdió nada es una injusticia vergonsoza el dinero del trabajador no debería ser robado por ultimo debería ser siempre resguardado por ejemplo si yo tengo veinte millones no debería bajar nunca de esa cifra y solo debería aumentar.es terrible como los dueños de las afp se enriquecen robándoles el dinero a los trabajadores y el estado no protege a los trabajadores si no que protege y permite que el dueño de la afp le robe el dinero a los trabajadores es terrible.y nadie hace nada para solucionar este robo in el gobierno ni los diputados y senadores ya que son cómplices de este robo.

    • Hola Miguel, muchas gracias por tu comentario. Lo que haces es una dura declaración. Tiendo a pensar que lo que mencionas como “robo” es una “pérdida” de ahorros por haber invertido en un fondo (A, B, C, D o E) que bajó. Al respecto lamentablemente pareciera ser que las personas no entienden a cabalidad los riesgos asociados a cada fondo. Para evitar pérdidas producto de la coyuntura, se suele recomendar la inversión en el fondo E, aunque este no siempre sea seguro. De todos modos, en el fondo E se obtienen bajas rentabilidades, pero se asegura que el capital no sufra cuantiosas pérdidas al invertir gran parte del dinero en instrumentos de renta fija.

      Lamento mucho tu situación, pero la provisión de información es lo que me mueve y sueño con que algún día dicha información pueda ayudar a alguien a minimizar los riesgos de pérdidas. No puedo asegurarte jamás que no perderás, pues de eso se trata la vida y las finanzas: riesgos. Lo que sí puedo contribuir con mi trabajo es a que sean cada vez menos las personas que pierdan dinero por ignorancia o malas decisiones.

      Saludos cordiales,

  11. Matías, de la forma en que explicas el tema de los fondos de pensiones es fácil de entender para la mayoría de las personas, pero también como lo indicas así como hay poca educación cívica en este país también lo hay en lo económico y financiero.
    No soy experto en tema pero entiendo lo suficiente como para comprender tus exposición del tema, dicho esto si bien es cierto que gran parte del empleo lo proporcionan las pymes y microempresas estas a su vez le cotizan por el mínimo a muchos empleados y le pagan un sueldo liquido mayor, esto ocasiona que a la larga sus pensiones sean bajas ya que no logran acumular lo necesario para tener una pensión digna como reclama la mayoría, ya que muchos optan por tener mayor dinero en el bolsillo a que le descuenten lo real en sus remuneraciones, existe la forma legal de controlar estas practicas y de no ser así cual seria tu idea para erradicar esto que a mi juicio es perjudicial para quienes pretender una mejor pensión.
    Y otro punto que me gustaría me aclararas con el sistema antiguo de reparto, los cotizantes que permanecieron en ese sistema les siguen descontando el mismo porcentaje que tenían de cotización o bajaron a 10% como es actualmente en las AFPs y como lo explicabas ya que es un sistema solidario que prácticamente va a un fondo común (como lo es FONASA) la baja pensión de muchos personas de edad tiene que ver con la disminución de cotizantes del antiguo sistema ya que según veo los fondos en ese sistema van decreciendo a medida que los cotizantes van jubilando.
    saludos

    • Hola Ricardo, gusto de saludarte. Gracias por tu comentario y aproximaciones. Resulta inspirador que mis escritos te resulten útil. La idea es acercar estos complejos temas a la mayoría de las personas.

      Es innegable que el sistema adolece de vicios, vacíos legales o malas conductas de los actores, los que prosperan en la medida en que autoridades no realizan exitosamente su labor de fiscalizar y velar por el correcto y periódico pago de cotizaciones. Al respecto resulta fundamental avanzar hacia un país que sancione severamente la evasión previsional, con el mismo rigor que debiera sancionarse la evasión tributaria. Sin embargo, ya sea por presunta voluntad o recursos, aun falta mucho camino por recorrer para ello. Tarea más que pendiente, y a tener en cuenta.

      Respeto al sistema antiguo, sólo agregar que se sostenía en la medida en que la tasa de ahorro era el doble que la actual. Sin embargo, lo que muchos olvidan, es que para aspirar a una pensión se debía cumplir un mínimo de años (entiendo que 20) de cotización ininterrumpida. Y es que, ya sea de reparto o capitalización individual, los resultados se sustentan en la periodicidad y magnitud del ahorro, así como una empresa no quiebra en la medida que vende a buen margen, pero también con recurrencia.

      Saludos cordiales!

  12. Estimado Matías, es indudable que el tema de las pensiones en nuestro país a aflorado con fuerza y a despertado sentimientos de fustración y odio, pero, considero que es un tema digno de una tesís, considerando que en economía, independiente del componente de formulas y teorías subyacentes, esta el tema social, y es en base a esa premisa que debemos buscar la mejor solución, tanto para las AFP, los empresarios y el gobierno, pero indudablemente, sin dejar de ver nunca el componente social ( la gente, el ciudadano común y corriente.) Gracias por tus comentarios y enseñanzas.

    • Hola Ronald, gusto de saludarte. Gracias por tu comentario y atención. Indudablemente el análisis de un sistema de seguridad social requiere una reflexión financiera, para velar por su estabilidad, pero a la vez velar por su financiamiento, para velar por la empatía con la realidad. Uno de los grandes problemas que adolece el sistema actual es que se erige bajo el principio de la meritocracia (cada quien obtiene lo que merece) en circunstancias en que la realidad laboral del país dista de ello. Prueba de esto es que muchas personas trabajan y no cotizan, dado su régimen laboral.

      Saludos cordiales.

  13. Matías, gracias por entregar información al respecto de la situación de AFPs en Chile..
    Te cuento un poco, llegué a tu blog ya que me pareció muy importante educarme un poco al respecto de la situación ya que asumo no tener conocimiento para nada al respecto del tema.. (hago mi mea culpa jajaj). Tengo 27 años, me titulé hace poco más de dos meses, pero aun no encuentro trabajo en el área; por lo que trabajo de vendedora en una empresa hace más de un año y medio.
    Mis dudas son, qué AFP me conviene más actualmente y qué fondo elegir.. Por lo que leí es bien variable, pero me llama la atención saber elegir bien. De momento soy de AFP Capital fondo B, porque desde la primera vez que trabajé en algo (año 2009) quedé en esa AFP. He visto y leido que varias personas (amigos, familiares, etc) se están cambiando al fondo E.. pero no entiendo bien la razón.
    Quedo atenta a tus comentarios.
    Saludos!

    • Hola Melissa, gusto de saludarte. Gracias por tus consultas y reconocimiento a mi trabajo. No hay mea culpa que hacer, no te preocupes!

      Respecto a tu pregunta, las AFPs difieren entre rentabilidad y comisiones. Para mayor información recomiendo los siguientes links:

      – Comisiones por AFP: http://www.spensiones.cl/safpstats/stats/apps/estcom/estcom.php
      – Rentabilidad Real por AFP: http://www.spensiones.cl/safpstats/stats/rentabilidad/getRentab.php?tiprent=FP

      La AFP más barata es PlanVital y la más rentable, al día de hoy, es Habitat.

      Respecto al cambio de fondo, efectivamente el Fondo E ha sido uno de los 2 que han obtenido rentabilidad este año. El resto ha tenido perdidas. Sin embargo, desde 2002 a la fecha, con excepción de este año, el 2008 y 2011, el fondo A ha sido el más rentable.

      Saludos cordiales!

  14. Gracias Matias por la trilogía, muy esclarecedora. Estoy gratamente sorprendido y esperanzado por la calidad del debate y la posibilidad de sumarse.

    Primero que nada me gustaría apuntar hacia un una crítica extendida pero poco analizada y que tiene que ver con los aspectos polítco y social del Asunto de pensiones. En general se señalan sólo 3 jugadores en el sistema: 1) El trabajador, 2) El estado y 3) las AFP. Asi las cosas es un problema meramente económico. Pero tu ya alcanzaste a señalar un fenómeno político no menor: Existen dos grupos de interés fundamentales, quienes ganan más de la media posible ensistema de reparto (p ej) y quienes ganan menos. Pero esto nos lleva a un problema político un poco mayor ya que quienes ganan más, no se encuentran en la misma posición de juego frente al estado y la sociedad que quienes ganan menos, Sino que además detentan un poder que les permite participar del proceso de toma de decisiones incidiendo a su favor. Esto ya desequilibra el sistema pues las normas en torno al sistema tenderán naturalmente a beneficiar a este primer grupo. Esto sin considerar aún el poder mismo que detentan las AFPs conjunaamente como actor colectivo.

    Pero hay otra arista política que me parece aún más relevante y a la cuál, creo, no se le ha prestado la debida atención, en tus columnas al menos y lo digo con el máximo respeto.
    Existe en este sistema un 4 actor: La banca y empresa privada que percibe la inversión o el crédito de las AFP’s.
    Como se presenta desde el análisis puramente económico la relación entre la afp y la banca y la empresa supone que no exista una colaboración entre éstos (banca, empresa y AFP) para maximizar sus beneficios y/o legítimos intereses personales/corporativos según sea el caso. Pero en la realidad observamos que naturalmente, de echo los únicos actores que pueden actuar coordinadamente son estos actores, por ser pocos y pertenecientes al primer grupo de interés, o lo que es más grave, a un grupo de interés cuyo beneficio obtiene de las utilidades corporativas y para quienes la pensión no es ni siquiera un tema
    En este contexto, es razonable atender a la crítica que acusa que tenemos un sistema perverso en su definición, es decir que incentiva una conducta dañina para la sociedad.
    En la prácitca, esto se traduce en
    1)poca y mala información al cotizante para entender lo que lo beneficia a él v/s lo que puede beneficiar a la utilidad corporativa de la afp.
    2) Baja rentabilidad del fondo por ser prestado a baja tasa a la banca, que la presta a alta tasa AL MISMO COTIZANTE (lo más grave y viciosos a mi juicio)
    3)Colusión de las Administradoras con consorcios privados quienes son dueños de la afp y de la empresa que recibe la inversión o crédito.
    4)INCENTIVO AL LOBY PERVERSO EN LA LEGISLACIÓN QUE LAS REGULA.

    Entre quizás muchos otros, me parece que estas perversiones del sistema son las problemáticas que se deben abordar más que la figura de propiedad sobre la administradora o la figura misma de reparto. Es decir, tenemos que pensar un sistema que ponga los incentivos correctos y saquemos lo mejor posible para los cotizantes con la plata de los cotizantes. Hoy efectivamente el sistema entrega un beneficio mayor a los grandes empresarios y corporaciones que a los cotizantes.

    Espero que no se mal entienda, que no quiero deminzar a alguna clase en particular ni menos al sistema de afp, comparto que debe ser perfeccionado y creo que también hay que abrirse a la reforma y la creativadad de nuevas soluciones y como dices ojalá con multiples opciones.

    Gracias por permitir el debate!

    • Estimado Raimundo, muchas gracias por tu comentario, reconocimiento y lectura. Realmente cuando leo estos comentarios me invade una sensación de tranquilidad y realización frente a mi quehacer diario. Gracias por contribuir a esas sensaciones que me instan a seguir dedicándome a aportar a la educación y el debate país que necesitamos.

      Respecto a las primeras reflexiones, me parecen muy pertinentes y necesarias. Es importante considerar, dentro del nuevo o modificado diseño del sistema de pensiones, los incentivos que tienen y tendrán cada uno de los actores tras el nuevo esquema. Efectivamente, en un sistema de reparto, el Estado pasaría a concentrar la totalidad de los montos destinados aportados por 8,3 millones de trabajadores, los que deberá administrar para pagar las jubilaciones de los ya retirados. Resulta pertinente considerar que esta administración no estará exenta de corrupción o clientelismo político. Al respecto se recomienda considerar la administración pública de pensiones como un aumento de los impuestos, pues el Estado tendrá más recursos a su merced y esto puede presentar incentivos poco beneficiosos para la sociedad. Para contextualizar esto, pensemos en el caso de Myriam Olate, ex esposa del diputado PS Osvaldo Andrade, quien se jubiló con $5,3 millones de pesos de carga fiscal (de los impuestos).

      Ahora, respecto a las segundas reflexionas, me siento en la obligación de aclarar un punto: las AFP no prestan dinero. Por ley, los únicos capaces de prestar dinero y cobrar intereses por aquello son los bancos y cooperativas. Dichas entidades deben cumplir una serie de requisitos y regirse por las leyes respectivas, bajo la supervisión permanente de la SBIF. Ahora bien, lo que sí pueden hacer las AFP es invertir en instrumentos del sistema bancario chileno, tales como depósitos a plazo, cuentas de ahorro, bonos, entre otros. De esta manera, las AFP traspasan dinero a bancos y otros, a cambio de una rentabilidad fija, ya sea nominal, UF o en moneda extranjera. Esta dinámica ha generado más beneficios que costos, pues ha permitido que los bancos posean liquidez para otorgar créditos. Ahora ¿por qué un banco paga tan poco respecto a lo que cobra? Al respecto se debe considerar la tasa de encaje exigida por las autoridades, el riesgo crediticio de cada persona y la tasa de incobrables. Podríamos fomentar la competencia de los bancos para disminuir las tasas de interés que se cobran a público, pero lamentablemente eso podría inducir a que bancos realicen malos negocios con dinero del ahorro para buscar aumentar sus colocaciones. Un antecedente muy importante a tener en cuenta es la crisis subprime de 2008 en Estados Unidos, donde los ahorros de muchos trabajadores se perdieron porque la gran cantidad de bancos, y baja regulación a ellos, permitió que prestaran dinero a personas sin solvencia, las que luego no pagaron sus créditos y desató una crisis de gran envergadura.

      Para finalizar, creo que un sistema de pensiones debe construirse bajo la premisa de lograr buenas y sostenibles pensiones. Urge recordar siempre que ese es el objetivo, más allá de si estamos de acuerdo en las formas para lograr eso. Si AFPs ganan dinero, bancos u otros, creo que aquello es legitimo en la medida en que se respete la legislación vigente y se cumpla el objetivo principal: buenas y sostenibles pensiones. Porque no basta con buenas pensiones nada más. El diseño elegido debe permitir que se costeen. Sin endeudamiento.

      Saludos cordiales,

  15. Hola Matias, déjame primero felicitarte por tu intención de educar e instruir a la sociedad chilena en aspectos básicos de economía y finanzas, muy importante en cualquier sociedad y de muy poca atención por parte de esta. Revisando tus cálculos y comentarios, pareciera que el sistema de pensiones que adopte Chile es irrelevante, o a lo menos de segundo plano, conclusión a la que llegue yo desde que este debate se inició. La razón de esto, es que el problema radica en realidad en el bajo ingreso del chileno en comparación con todos los demás países con los que día a día escuchamos comparaciones acerca de sus sistema de pensiones. Si el chileno sigue teniendo estos ingresos tan bajos, cualquier medida que se adopte será inútil a largo plazo. Para mí, el enfoque debería ser en cómo se puede mejorar el ingreso de los trabajadores, de manera que tengan más dinero para cotizar, que se traduciría en más dinero para el ahorro o el reparto, como lo quieran utilizar. Entendiendo esta problemática, ¿ Que debería hacer Chile para cambiar esta situación? Estimular las inversiones de forma agresiva, de manera que aumente la producción y con ella la oferta laboral, sin ello los sueldos no aumentaran realmente nunca. Además invertir en optimizar la mano de obra chilena, hacerla más capaz y profesional de manera que puedan exigir unos salarios más altos, invertir en ciencia y tecnología que es lo que genera más innovación y emprendimiento. Hay modelos en el mundo donde esto se ha hecho y los resultados han sido maravillosos, Irlanda en Europa y Singapur en Asia por mencionar algunos. Una vez mejorado este punto clave, ahí sí, podríamos entonces optimizar el tema de las pensiones, que para mí pasa por un sistema mixto, porque es verdad que como sociedad no podemos permitirnos pensionados al borde de la extrema pobreza, pero tampoco podemos estimular un sistema de dinero gratis, donde si nunca cotizaste igual recibirás tu “pedazo de torta” sin haber nunca colaborado al sistema. Por último, estos porcentajes a mi ver deberían ser revisados por ciertos periodos de tiempo, donde según el desempeño de la economía, el ingreso per cápita, el PIB, etc., determinen cuanto debe corresponder a ahorro individual y cuánto debe corresponder a aporte solidario. Saludos Cordiales

    • Hola Carlos, es un gusto poder saludarte. Desde ya agradezco tu pertinente comentario y las loas hacia nuestro trabajo.

      Evidentemente un problema de fondo de cualquier sistema de pensiones, ya sea de capitalización individual o de reparto, es la baja tasa de ahorro que emana de bajos salarios. Si se ahorro poco, se obtendrá poco, pues los recursos destinados a vejez deberán rentar a tasas muy altas, difíciles de obtener en los mercados sin enfrentar altos grados de riesgo. Al respecto se promueve aumentar la tasa de ahorro, pero la realidad salarial imprime un freno hacia esa medida. ¿Cómo pedir que familias pobres sacrifiquen más renta presente para su futuro, sabiendo que ya su renta presente es precaria?

      La evidencia económica sugiere que a mayor grado educacional se obtienen mayores salarios. Aquello en parte explica el boom de la educación superior, dado que a partir de las estadísticas, el sentido común y la percepción, la gente ha notado que con estudios se pueden aspirar a mayores rentas. Sin embargo la teoría económica sugiere que los salarios surgen del equilibrio entre la oferta de trabajadores y la demanda de puestos de trabajo de las empresas. Una situación que preocupa a un número reducido de economistas (donde me incluyo) es la comparación entre el flujo de egresados anuales y el crecimiento de los nuevos empleos. Es muy posible que en las próximas décadas la brecha impulse bajas de los salarios, dado que habrán muchos profesionales para pocos nuevos puestos de trabajo.

      En lo personal considero que, además de los factores educacionales, la concentración del mercado de bienes y servicios promueve poder monopsonico de las empresas en el mercado laboral. Para entender: pocas empresas concentran los mercados de bienes y servicios, por lo tanto el empleo. La concentración de mercado generaría poder de fijación salarial: se pagan bajos sueldos, dado que difícilmente la competencia pagará más. Atendiendo a eso creo que resulta urgente imprimir más niveles de competencia en la infinidad de mercados que existen en Chile, para que así reducir el poder de mercado de cada empresa por sí sola en el mercado laboral.

      Lamentablemente políticas que persigan este objetivo requieren de voluntad política poco probable. Casos de financiamiento irregular, como SQM o Penta, plantean la importante dependencia de congresistas para con empresas que hoy poseen grandes cuotas de mercado. Ojalá dicho panorama pueda revertirse. De acuerdo a la teoría y la evidencia, la competencia en los mercados mejora el bienestar de todos.

      Saludos cordiales y un fuerte abrazo!

  16. En resumen, sistema de reparto funciona cuando la cantidad de trabajadores es mayor a la de los jubilados.

    Entonces, por que no aplicar el sistema de reparto para los jubilados actuales (y los que vengan en 10 anios mas), mientras arreglamos el mercedez benz para las generaciones futuras.

    Saludos.

    • Hola Andrés, gusto de saludarte. Muchas gracias por tu comentario.

      La verdad es que no sólo basta que el número de trabajadores sea superior al de jubilados. Pensemos en un ejemplo simple que se adecua a la situación actual de Chile: supongamos que los ocupados totalizan 7 personas, las que rentan mensualmente $450.000. Por su parte, existen 1 jubilado. Se cumple el principio señalado: hay más ocupados que jubilados. No obstante, para poder solventar una pensión equivalente al 100% de la renta percibida en periodo laboral, la que suponemos es de $450.000, los trabajadores debieran aportar un aproximadamente un 15% de su renta al fondo común de reparto. Con los aportes se totalizaría la pensión para el jubilado.

      Lamentablemente, para mantener la tasa de ahorro fija en 15%, por cada trabajador que jubile el número de ocupados se debe duplicar. De lo contrario, cada vez que un trabajador jubile la tasa debe aumentar para mantener las pensiones en el nivel de $450.000. Pensemos que en nuestro caso, el número de ocupados aumenta a 10 y el número de jubilados a 2. Con misma renta se obtiene que la cotización mensual de cada trabajador debe aumentar a un 20% para poder seguir pagando pensiones de $450.000 mensuales.

      Así sucesivamente. Un sistema de reparto obliga a que el número de ocupados aumente constantemente a medida que los jubilados aumenten. Lamentablemente depender de aumentos constantes en el número de ocupados pareciera ser un propósito muy ambicioso y utópico, conforme la economía vive ciclos de bonanza y recesión, y conforme la tasa de natalidad va a la baja.

      Saludos cordiales. Te mando muchos saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *