La devolución de impuestos explicada con manzanitas

El próximo 11 de mayo las personas naturales que declararon sus rentas entre el 1 y 20 de abril recibirán una devolución de impuestos, siempre y cuando hayan solicitado estos recursos por la vía de transferencia electrónica. Independiente de la fecha de declaración, todos aquellos que solicitaron estos dineros vía cheque o pago en caja, verán estos montos el 30 de mayo.

¿Por qué el Estado paga a las personas eventuales devoluciones de impuestos? En esta columna intentaremos explicarlo con manzanitas.

El Impuesto a la Renta

La principal fuente de ingresos del Estado de Chile lo constituyen los impuestos. Uno de los más importantes es el Impuesto a la Renta, que se cobran a las personas naturales y jurídicas (empresas y otras organizaciones). Básicamente, lo que se cobra es un porcentaje de las rentas, entendiendo esto a nivel global como el dinero que una persona u empresa generó durante un periodo.

El Impuesto a la Renta tiene 2 categorías. La primera categoría corresponde a las rentas provenientes del capital. Este régimen engloba a todas las empresas y organizaciones con fines de lucro, toda vez que a partir de la producción de bienes, o provisión de servicios, su objetivo es generar utilidades. Al respecto el Estado dicta que todas las personas jurídicas afectas a este régimen deben pagar un 25% (renta atribuida) o 25,5% (renta percibida) de sus utilidades anuales por concepto de impuestos.

La segunda categoría corresponde a las rentas provenientes del trabajo. Este régimen engloba a todas las personas que trabajan bajo subordinación y dependencia, generando salarios mes a mes especificados en un contrato laboral. A diferencia del impuesto de primera categoría, la tasa de impuestos variará de acuerdo al salario mensual. La siguiente tabla, elaborada por el Servicio de Impuestos Internos, nos ilustra las tasas de impuestos para cada tramo de renta líquida imponible.

Tasa de Impuesto a la Renta de Segunda Categoría por tramos de renta líquida imponible, vigente a mayo de 2017.

Figura 1: Tasa de Impuesto a la Renta de Segunda Categoría por tramos de renta líquida imponible, vigente a mayo de 2017.
Fuente: Servicio de Impuestos Internos. Disponible en este link

Como se puede apreciar, quienes perciben una renta líquida imponible inferior a $629.734,5 pesos no deben pagar impuestos. Sin embargo, quienes perciben una renta superior a $629.734,5 e inferior a $1.399.410 pesos deben pagar un 4% de por la diferencia entre ambos montos pudiendo rebajar del pago $25.189,38 pesos. Y así sucesivamente, hasta una tasa máxima de 35% por los salarios superiores a $5.597.640 pesos. Estos impuestos se descuentan mes a mes de las liquidaciones de sueldos.

La Declaración de Renta

Hemos visto que el Estado cobra impuestos por las utilidades que organizaciones con fines de lucro generan y por los salarios que trabajadores dependientes perciben mes a mes. La pregunta es: ¿Existen otros ingresos por los que se deba pagar impuestos? La respuesta es sí.

Hay personas que trabajan bajo régimen de boletas de honorarios, lo que los priva de gozar de contrato laboral. Comúnmente, por cada pago a la persona se le retiene un 10% de los honorarios, por concepto de pago de impuestos. Por otro lado, las personas puede que reciban ingresos extraordinarios por la vía de venta de activos o tenencia de inversiones, tales como intereses de un depósito bancario, venta de una vivienda a un mayor precio que el de compra (sólo si fue adquirida con posterioridad a 2004), dividendos de acciones, entre otros. Para el Estado, esto también constituye renta afecta a impuestos.

Dado esto, una vez al año las personas deben informar al Servicio de Impuestos Internos sus rentas complementarias totales, las que dan cuenta de estos ingresos extraordinarios que no son utilidades de organizaciones o salarios derivados de contratos de trabajo. A esto se le llama Declaración de Renta. Al igual que en el caso de salarios producto de contratos de trabajo, el Estado cobra tasas por cada tramo de rentas complementarias, las que se exponen en la siguiente tabla.

Tasa de Impuesto Global Complementario por tramos de renta imponible anual para el Año Tributario 2017.

Figura 2: Tasa de Impuesto Global Complementario por tramos de renta imponible anual para el Año Tributario 2017.
Fuente: Servicio de Impuestos Internos. Disponible en este link

Como se puede apreciar, si las rentas complementarias anuales no superan los $7.481.646 pesos, las personas no deben pagar impuestos. Si estas exceden este monto, van escalando en tramos que para rentas de 2016 empezaron con un cobro del 4% hasta una tasa máxima de 40% para rentas superiores a $83.129.400 pesos. En la Operación Renta 2018 dicha tasa máxima disminuirá a un 35%.

La Devolución de Impuestos

Imagine una persona que trabaja con boletas de honorarios. Cada mes, su empleador le paga $500.000 pesos, pero le retiene un 10%, originando así un salario liquido de $450.000 pesos. Tras un año, esta persona no percibió ningún otro tipo de ingreso, ya sea ordinario o extraordinario.

Tras un año, en el mes de abril esta persona ingresa al sitio web del Servicio de Impuestos para realizar su Declaración de Renta. El sitio web le sugiere un Formulario 22 propuesto, que da cuenta de lo que el SII cree que fueron sus rentas. Este da cuenta que las rentas anuales de la persona ascendieron a $6.000.000 pesos, lo que efectivamente resulta de multiplicar los $500.000 pesos de salario bruto mensual por los 12 meses. Así, el Servicio estima que la persona está exenta de pagar impuestos, por lo que puede solicitar una devolución de $600.000 pesos. Esto corresponde a la sumatoria de 10% mensual que se le retuvo mes a mes por concepto de pago de impuestos, toda vez que finalmente se determinó que la persona estaba exenta de pagarlos.

Conclusión

Las personas que gozaron de ingresos no derivados de un contrato laboral, intereses, dividendos accionarios, sobreprecio en la venta de activos u otros, deben declararlos una vez al año a partir de la Declaración de Renta. Con ello el Servicio de Impuestos Internos  (SII)determinará si procede que la persona pague una tasa de impuesto, o bien pueda tener acceso a devoluciones si es que se le realizaron retenciones.

Lamentablemente para muchos, a partir del próximo año dichas devoluciones pasarán a la cuenta individual de AFP, no pudiendo renunciar a cotizar. Y es que, hasta la fecha, muchas personas que perciben honorarios y no salarios derivados de un contrato laboral, reciben devoluciones y no están obligados por ley a ahorrar estos recursos.

Dado esto, independiente de la obligatoriedad o no, se sugiere que las personas destinen estas devoluciones para el ahorro. Y es que, las devoluciones no son un bono marzo, un subsidio o caridad del Estado. Son ingresos derivados del trabajo informal, la mantención o venta de activos, los que son útiles hoy pero pudieran ser igual o más útiles el día de mañana.

INVIERTE DESDE 20000

13 comentarios en “La devolución de impuestos explicada con manzanitas

  1. Muy buena la información amigos pero Discrepo en el punto de vista q le das a la devolución de impuestos de honorarios. Pues, dices q puede ser más importante a futuro q ahora. Pues el problema de las jubilaciones es otro, las AFP funcionan bien para generar recursos, pero no para el pago de jubilación de la gente. La gente cuenta con esa plata ahora, hay gente a honorarios q gana muy poca plata. Si el estado administrará bien los recursos no sería necesario tanto recorte. Ya no más reformad para pagar más impuestos!!

    • Estimado Pablo, gusto de saludarte. Muchas gracias por tu comentario.

      Lo que yo planteo básicamente es que ojalá las personas no destinen la devolución de impuestos estrictamente a consumo, y mucho menos extraordinario. Ojalá las personas puedan ahorrar parte de estos recursos, así como se sugiere hacerlo con todos los ingresos que mantienen. Siempre hay que velar por el bienestar presente, pero además futuro.

      Un abrazo!

  2. Gracias por la columna, siempre ha sido muy entretenido e interesante leer el blog. Lamentablemente, para muchos, mayo es el mes que nos podemos dar un gusto o solventar alguna deuda al tener esta devolución de impuestos. Lo último en que pensaría es entregar este dinero a las AFP.
    Falta mucho camino por recorrer en materia de pensiones y derechos ciudadanos para tener la obligatoriedad el próximo año de cotizar. No estoy de acuerdo.

    • Estimado Claudio, muchas gracias por tu reconocimiento y tu comentario.

      La invitación es a ahorrar, lo que no necesariamente se debe materializar en una AFP. Desde el próximo año sí será obligación, la que personalmente considero arbitraria. La gente debiera tener más opciones para elegir en qué, y con quién, desean ahorrar.

      Un fuerte abrazo. Invitadisimo a futuras columnas!

  3. Sería bueno comentar que para efecto de licencias médicas cuando se cotiza voluntariamente en salud, se debe tener pagadas las cotizaciones de la AFP (6 meses) , por lo tanto conviene pagarlas mensualmente y no esperar a que se descuenten junto a la declaración de impuesto.

    • Estimado Alejandro, gusto de saludarte. Gracias por tu comentario. Importante alcance. Para quienes trabajan como independientes, y desean pago de licencias medicas por parte de Fonasa e Isapre, se exige periodo de cotizaciones. Al respecto, resulta pertinente tu sugerencia de que las personas independientes realicen sus cotizaciones periódicas en AFP.

      Muchas gracias por tu aporte! Un abrazo.

  4. Como siempre muy buena e interesante columna Matías, sin embargo quedé con gusto a poco ya que en materia tributaria hay muchísimas aristas y casos para comentar.
    Si puedes incluir más sobre este tema sería excelente.

    • Estimado José Manuel, gusto de saludarte. Muchas gracias por tu comentario y reconocimiento.

      Sin duda que, cuando entramos al detalle, nos encontramos con salvedades, exenciones, entre otras cosas. Dada la extensión y el objetivo primario de esta primera columna, la idea era aterrizar un tema muy complejo para la comprensión de un grueso de personas. No obstante, este tema puede abarcar columnas más al detalle que pudiesen ser interesantes y necesarias.

      Un fuerte abrazo!

  5. Gracias Pablo por la información. Estaba comparando esta información con un pantallazo que hice a mi cuenta en el SII. Se me cobró un impuesto llamado “Total rentas afectas al Impuesto global complementario o impuesto único de segunda categoría” que constó en la totalidad de los ingresos que percibí el año pasado (que sumados no daban mas de 2 millones). Tú mencionaste que para segunda categoría, si sobrepasaba los $7.000.000 de ingresos anuales, recién ahí se empieza a cobrar renta. ¿Me podrías explicar por qué se aplicó ese impuesto en mi caso?
    Agradecido otra vez, Matías.

    • Hola Alejo, gracias por tu comentario. No entiendo muy bien tu situación.

      ¿Percibiste solo $2.000.000 de pesos en rentas el año 2016? De ser así, no debiese aplicar ningún impuesto sobre tu renta. ¿Se te retuvo 10% o algún porcentaje de esas rentas durante 2016? De ser así, esas retenciones debiesen ser devueltas.

      Favor aclárame tu situación. Muchas gracias!

  6. Pucha Matías, entonces no entiendo por qué a mí papá le hacen devolución, si gana más de los 600 y algo (trabaja en minería), y obviamente no está exento. Diferencias de algo?

    Genial tus columnas, genial FOL (tengo cuenta), genial todo! Gracias por este aporte a está contaminada sociedad!

    Desde La Serena

    • Estimada Fran, gusto de saludarte. Gracias por tu consulta y loas!!

      Lo que pasa es que personas que ganan más de $629.734 pesos recién entran al tramo del 4%. Luego, personas que ganan más de $1.399.410 entran al tramo en que pagan un 8%. En ese sentido, si hay retenciones mensuales del 10% por concepto de honorarios, se debe devolver un 6% o 2% según tramo que corresponda.

      Quedo atento a ver si esto resuelve la duda. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *