4 claves para planificar tus metas financieras del 2018

Empezar el año cuesta un poco, el cansancio acumulado de las fiestas de fin de año, lo agitado de sus celebraciones y el correspondiente cierre de ciclo se desarrollan a un ritmo del que es difícil escapar. Pero afortunadamente, no todo es vértigo, enero representa una etapa de planificación que toda persona u organización se debe tomar, y en esa línea, desde FOL te aconsejamos dar una mirada a estas “4 claves para planificar tus metas financieras del 2018”, y así tomar con tranquilidad, las mejores decisiones.

1.- Definir un objetivo

Planificar, no es más que proyectar la ejecución de las acciones necesarias para conseguir un objetivo en un tiempo determinado, y para efectos de esta columna consideraremos el 2018 como el periodo de tiempo. Además, para definir ese objetivo podemos fijarnos en las necesidades personales, familiares o empresariales; entonces, nuestro objetivo para este 2018 puede ser desde un automóvil, pasando por las vacaciones de verano 2019 o incluso lograr la independencia económica con una PYME. La idea es lograrlo, así que mientras más realista sea el objetivo, más efectiva será la planificación.

2.- Definir un presupuesto

Para cumplir con este punto debemos considerar el resultado de todos nuestros ingresos menos nuestros gastos, para de esta forma analizar cuánto es el porcentaje de sueldo que mes a mes destinamos al ahorro (porque para cumplir con las ideas del párrafo anterior hay que ahorrar). La idea entonces, es ordenar los gastos mensuales e incluir los períodos o meses más complicados dentro de esta ecuación. La tendencia, será obviamente en base a la austeridad, para eliminar los gastos innecesarios. Por todo lo anterior, la indicación es considerar los periodos de esfuerzo en el presupuesto, como festividades (cumpleaños o celebraciones)  y también considerar un porcentaje para imprevistos.

3.- No caer en la ansiedad

“Ahorrar es hacer el sacrificio de dejar de consumir hoy para hacerlo en el futuro”, por lo tanto lo más importante de una planificación es la realización del objetivo. Evitar gastos hormigas o el solo hecho de cambiar una conducta, como la de llevar comida desde casa para almorzar en el trabajo supone un ahorro de al menos tres mil pesos diarios, los que proyectados en 30 días otorgan casi cien mil pesos mensuales a favor para cumplir lo que te propongas. Imagínate cuánto ahorrarías al cambiar restoranes por salidas de trekking o pic-nic en el parque. Para controlar la ansiedad, un buen ejercicio mental es liberar la creatividad y pensar si es realmente necesario cuando vayamos a comprar.

4.- Tomar la iniciativa con tu dinero

Una cosa es cumplir plazos y montos, otra diferente es tomar la iniciativa con tu dinero. Un error común es dejarlo durmiendo en tu cuenta corriente, vista o cuentarut, porque es de fácil acceso y siempre estarás tentado o tentada a usarlo. Cabe destacar que este tipo de cuenta no genera intereses, por lo tanto tu dinero se desvaloriza, ya que el valor del dinero de hoy no es lo mismo que el de mañana y una solución para lo mismo es aprovechar las diferentes herramientas en las que podemos ahorrar o invertir, sobre todo las disponibles en FOL.cl. Acá podrás encontrar desde un Simulador de Rentabilidad, hasta una completa Red Social para Inversionistas, con la posibilidad de copiar la cartera de inversiones si es que te animas, pasando por una completa Recomendación de inversión basada en tu tolerancia al riesgo. Pero para empezar, acá hay algunos consejos que pueden ayudarte, y que se pueden resumir en cuatro principios básicos de inversión:

  A.- Un “Óptimo Nivel de Diversificación” reduce el riesgo de tu cartera de inversiones

Con una adecuada selección de Instrumentos Financieros, tu portafolio será menos vulnerable, y además podrás aprovechar de mejor forma nuevas oportunidades.

 B.- Considerar el del Perfil de Inversionista y evitar riesgos innecesarios.

Considera que las inversiones en Renta Variable (tal como las “acciones”) tienden a ser más volátiles que las inversiones en Renta Fija (tales como los “bonos”). Si bien las “acciones” conllevan en sí mayores niveles de riesgo que los “bonos”, este hecho se compensa con mayores niveles de Rentabilidad esperada. Por eso debes buscar siempre el fondo que más se acomode a tu tolerancia al riesgo. Por lo mismo en FOL.cl podrás acceder a nuestras recomendaciones objetivas en base a tu Perfil de Inversionista.

 C.- A mayor “Horizonte de Inversión”, mayor tiende a ser la rentabilidad esperada de un portafolio que se haya invertido significativamente en Instrumentos de Renta Variable.

La evidencia empírica señala que en el largo plazo, la renta variable tiene un mejor desempeño que la renta fija.

 D.- Las rentabilidades pasadas no necesariamente se repetirán en el futuro

Las condiciones del mercado financiero siempre cambian a través del tiempo y por esta razón, se deben monitorear periódicamente. Además, es considerada una Ley del Buen Inversionista entender el comportamiento de las rentabilidades históricas, porque si bien son un elemento importante a la hora de invertir, ya que muestran el rendimiento del Fondo en el pasado, no implica que se repitan los buenos resultados en el futuro, por el simple hecho de que hay distintos factores que influyen en el rendimiento de un fondo y que determinan su rentabilidad, por ejemplo, la economía de un país o de una región, la situación política e incluso climática, entre otras.

 

¿Preparados para este 2018? Desde FOL te deseamos la mejor de las suertes y que se cumplan todos tus objetivos. Si quieres saber más, puedes entrar aquí: https://www.fol.cl/FondosMutuos/recetas-del-buen-inversionista

call-to-action2-recomendacion-fol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *