La incertidumbre que acompaña a los inversionistas

Una vez más sentado frente a las pantallas, con la cabeza más cerca del mar que de los mercados! Estos 15 días parecen un siglo si analizamos todo lo que ha pasado.

Como todos los años me gustaría decir que con este informe, además de informarle al lector los datos más sobresalientes del día o del momento, intento dar una opinión parcializada de lo que veo como analista de mercados. Mis opiniones no deberían tomarse como recomendaciones ya que es imposible recomendar sin tener en cuenta cual es el tamaño de una cartera o el riesgo que cada inversor desea tomar en base a los objetivos que cada individuo tiene.

La incertidumbre nos acompaña en todos los sentidos!

La incertidumbre en primer lugar va a impactar a nivel personal, a un nivel psicológico. Cada inversor debería conocerse a sí mismo, cosa que muy pocos logran en todo una vida! La cuestión es poder sobrevivir en un mercado que continuamente está cambiando y la implicancia que eso tiene sobre nuestra confianza de que nuestros planes, técnicas o estrategias de inversión lleguen a buen puerto.

La incertidumbre además es parte del mercado en sí mismo. Suponer que entendemos exactamente lo que está ocurriendo y pensar que tenemos control de la situación es el ego que tenemos que evitar. Puede ser un pecado mortal! SOLO SE QUE NO SE NADA! Hay que repetirlo todas las mañanas!

No importa con cuántos economistas consultemos, ni con cuántos gurúes, la incertidumbre nunca desaparecerá. Habrá una sensación de mayor o menor confianza en las decisiones, pero eso no quita a la incertidumbre. Soy de la creencia que es mejor aprender a adaptarse y a aprender a administrar el riesgo para justamente capturar más de las oportunidades y poder mantener el riesgo al mínimo.

Por lo tanto, cuando los individuos se ponen sombreros de inversionistas, hay otros factores a los que debe prestar atención y quizás mucho más que la recomendación que llega desde el “gurú”.

En orden de prioridad, yo diría que lo más importante es el factor psicológico. Conocerse a sí mismo significa saber qué nivel de volatilidad puedo absorber. No es lo mismo estar 3% abajo que 50% abajo! En el segundo caso necesito que mi inversión recupere un 100%…tendré la fortaleza mental de mantener mi estrategia? Pregúntenle a Cristóbal Colon! Cuántos traders de ese barco querían volver?.

Lo segundo más importante es el “cuánto”. (El tamaño de una inversión en relación al total) El “cuánto” es lo que explica el rendimiento de una inversión. Si pierdo un 50% con una acción, poco me va a afectar si tengo un 2% de tenencia en mi portafolio total…pero si tenía un 100% es otra cosa. En los listados de recomendaciones de lo brokers más importantes nunca se recomienda “cuánto”. Es de lo que dependerá la volatilidad del portafolio y por ende en lo que me afectará a nivel psicológico.

Lo último a considerar es la manera en cómo tomo mis decisiones. ¿Dependen de las cartas? ¿Dependen de un economista? ¿Dependen de este informe? Comprar es fácil, lo difícil en todo caso es vender. Si no vendemos pronto cuando una inversión sale al revés de lo que pensamos, esa pérdida, a veces, puede tornarse monumental. Afectará a nuestra confianza y justamente habremos fallado en controlar el riesgo. Incluso aun siendo disciplinado en las ventas cuando las cosas van mal, también es difícil vender cuando tenemos ganancias. Muchas veces después de haber perdido 3 o 4 veces seguidas por ser disciplinados, decidimos vender antes de tiempo cuando tenemos una ganancia…justamente para evitar ahorrarnos el dolor psicológico que viene con “perder”. No dejar correr las ganancias, a veces puede ser un pecado más grande que no detener las perdidas temprano. ¿Cuántos brokers recomiendan “vender”?…yo diría que por cada 20 recomendaciones de compras hay solamente 1 de “venta”.

Dicho todo esto, lo que leen por lo menos en este informe es en todo caso lo que interpreto yo como mis “creencias” acerca de lo que está ocurriendo. Mis “creencias” pueden ser muy diferentes a los del lector. Lo interesante de esto, y espero poder con esto coronar la idea, es que 2 inversores con “creencias” diametralmente opuestas acerca de la dirección del mercado, pueden irse ganadores a fin de año. Justamente esa posibilidad puede darse si ambos administraron bien el riesgo y se adaptaron a los cambios. O sea, entendieron bien sus objetivos, que tiene que ver con lo psicológico y por ende manejaron bien los tamaños de su posicionamiento para lograrlo. Y todo esto gracias al sistema de decisiones que tuvo que ver con “cuándo” comprar y más importante aún “cuándo” vender…

En el próximo informe no aburriré más y pasaremos al mercado.

Saludos!

Juan R

2 comentarios en “La incertidumbre que acompaña a los inversionistas

  1. al leer las partes de… “Si no vendemos pronto cuando una inversión sale al revés de lo que pensamos, esa pérdida, a veces, puede tornarse monumental…” y “… No dejar correr las ganancias, a veces puede ser un pecado más grande que no detener las perdidas temprano…” y sumando el texto que aparece en eBook de FOL “Los 11 consejos para ser un buen inversionista” que dice “… inversores inteligentes compran cuando baja y no al revés” me aparece una gran interrogante y es ¿Cómo FOL me ayuda en eso?
    ¿Cómo me ayuda detener las perdidas temprano, a dejar correr las ganancias y a comprar cuando baja…?

  2. Estimado Cristian,
    Muchas gracias por leer nuestro blog y expresar tus inquietudes, siempre muy valiosas porque nos ayudan a mejorar.
    Lo que tú mencionas aborda un tema complejo que no tiene una única respuesta. Voy a tratar de expresar mi experiencia.
    En primer lugar cabe diferenciar las inversiones de portafolio de aquellas de “trading” o de compra y venta de corto plazo. Si bien ambas tienen el común denominador que “a nadie le gusta perder” su enfoque y decisiones son diferentes. Las de trading buscan ganancias de muy corto plazo por lo que, en general, su horizonte de evaluación es menor a 72 horas. Más aún, es común que estas transacciones sean “intra day”, es decir, dentro del mismo día. Los bancos y otras instituciones financieras que hacen este tipo de transacciones son muy estrictos en materia de límites definiendo los llamados “stop loss”, es decir, un límite de máxima de pérdida. Otros límites usados son el VAR ( “Value at Risk”) que lo que trata también es de limitar el monto arriesgado en estas operaciones con respecto al nivel de riesgo que se asume al hacerlas. En este caso cobra mucho sentido lo que dice Juan respecto de que hay que “cortar las perdidas” porque de lo contrario, los traders, con grandes incentivos económicos para generar utilidades, nunca renunciarían a su posición de inversiones. Son muchos los casos de episodios desastrosos (te recomiendo la lectura del libro; “88888 la Cuenta Secreta”, la vida de Nick Leeson, quien provocó a quiebra del Banco Barings). Muchas de estas posiciones de trading son con deuda o “apalancadas”, lo que aumenta exponencialmente su riesgo. Salta a la vista que las personas que se dedican a este tipo de operaciones son “profesionales” y están todo el día detrás de una pantalla.
    Distinto es el caso de las inversiones de portafolio, es decir, aquellas que son de más largo plazo y que pretenden encontrar tendencias de mayor plazo y no tanto la ganancia entre un día y otro. Este es el caso de los fondos mutuos. Su diseño no es para comprar y vender de un día para el otro sino que, a partir de una diversificación entre tipo de fondos, se busca lograr un portafolio que sea compatible con el perfil de riesgo de cada inversionista y el plazo de su inversión. Tan es así que para inversiones de corto plazo, menos de 1 año, no es recomendable invertir en portafolios que estén sobre ponderados en fondos mutuos accionarios. Sin embargo un “trader” comprará y venderá acciones dentro del mismo día (“intra day”) o de un día para otro (“over night”)
    Para las operaciones de trading es fundamental el “market timing”, es decir, el momento preciso en que se compra y/o se vende. En estas operaciones no importa la tendencia de mediano plazo. Lo importante es comprar más barato a lo que se estima que se va a vender en las próximas horas. En las de portafolio lo importante es la tendencia de más largo plazo. Cuidado de aquellos que prometen acertar al “market timing”
    No obstante puede haber indicaciones estructurales que hagan necesario cambiar la composición de nuestra inversión de portafolio. Para ello hay diversos indicadores que van desde el análisis técnico (en base a gráficos) hasta el análisis económico más tradicional en base a fundamentos macro y micro económicos (como hace Juan).
    ¿Qué hacemos en FOL ?
    Decididamente no recomendamos el trading. Lograr el correcto y oportuno “market timing” de forma consistente y medible es una utopía (Solo Dios y los mentirosos nunca pierden). Creemos más en tendencias de mediano y largo plazo. 6 meses es un plazo adecuado para re balancear los portafolios. No obstante, antes que se cumplan los 180 días puede ocurrir un evento inesperado, Para ello te recomiendo usar la funcionalidad de “alertas”, que es una suerte de “stop loss” automático que te avisará si tu inversión toca al límite que tú mismo definiste.
    Cristian, estoy consciente que mi respuesta no es muy alentadora. Pero en el mundo de las inversiones financieras no existe una fórmula de resultado único.
    Saludos
    José Santomingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *